El mes de los ingenieros

¿Por qué marzo es el mes de los ingenieros? Aunque el 19 de marzo es conocido principalmente por ser el Día del Padre, esta fecha deja también un hueco especial para nuestros profesionales. Esto es así porque San José está considerado como el patrón del ingenio.

Aunque pocos lo saben, la figura se San José va más allá de la carpintería: los Evangelios aluden a la palabra teknon (técnico, el que construye cosas) para designar a la profesión del santo en una época en la que ya se utilizaban ciertas técnicas industriales.

Curiosidades del mes de los ingenieros

Para celebrar el mes de los ingenieros, vamos a adentrarnos en su historia, partiendo de su patrón. Con mayor o menor creencia cristiana, lo cierto es que San José es visto como el patrón de los ingenieros. ¿Y qué significa ser ingeniero? Pues son aquellos responsables de cambiar y “crear el mundo que nunca ha sido”, en palabras del reconocido ingeniero Theodore Von Karman.

Creativos, innovadores, valientes. Así es el equipo de Estel Ingeniería y Obras. Un equipo que trabaja día a día con el objetivo de contribuir a transformar las grandes ideas en grandes acciones para mejorar nuestra vida. Una labor que desarrollamos desde hace más de 20 años y que siempre hemos hecho con el máximo respeto por el medio ambiente.

La historia de la ingeniería

La historia de la ingeniería hunde sus raíces en las diferentes etapas de la evolución y surge de las distintas necesidades. Así, los primeros hombres ya utilizan los principios de la ingeniería para construir armas de defensa e incluso conseguir sus alimentos.

Con el abandono de la vida nómada, aparecen los primeros ingenieros que van a utilizar sus habilidades para proteger las ciudades. Asimismo, muchos apostaron por sus ideas logrando hitos como el de construir edificios o facilitar el riego de las cosechas, entre otros.

A partir del siglo XVIII su lento avance se transforma y comienza a dar pasos agigantados: nacen los campos más importantes de la ingeniería (militar, civil, mecánica, eléctrica, industrial, producción, sistemas…). Desde ahí la evolución es constante.

Un pasado clave para construir el futuro

La mirada al pasado nos lleva directamente hacia la historia egipcia y a las grandiosas obras de ingeniería que aún hoy se contemplan con admiración. Por citar algunas de estas maravillas, podemos hablar del muro de la ciudad Menfis o las pirámides.

Los ingenieros en Grecia y Roma

Los ingenieros griegos siguen los pasos egipcios para mejorar, entre otros, sus sistemas de distribución de agua y de irrigación. Aquellos hombres que dirigen la construcción de antiguas estructuras de la época no cuentan con un título que hoy podamos traducir como “ingenieros”. Sin embargo, el esfuerzo de estos pioneros pasa más que dignamente a la historia escondido en los primeros textos de ingeniería. Por su parte, los romanos apuestan más por la aplicación de los principios simples que por la originalidad, pero lo hacen con tanto acierto que muchos los consideran los mejores ingenieros de la antigüedad.

Tras la caída del Imperio Romano, el desarrollo de los conocimientos de ingeniería se traslada a la India y a China. La Gran Muralla da buena muestra de ello.

Durante la Edad Media, las profesiones de ingeniero y arquitecto no existen como tal, de forma que las distintas actividades quedan en manos de los artesanos. Sin embargo, la invención de los anteojos y el incremento de las obras impresas en el siglo XV contribuyen claramente a la expansión del pensamiento ingeniero. Dos siglos más tarde se presenta la primera máquina de vapor. Un elemento sin el que hoy sería imposible imaginar el estado de nuestra civilización.

Los adelantos de la ingeniería se suceden desde entonces a una velocidad vertiginosa tras el desarrollo de los sistemas ferroviarios en América y Europa. Es el momento de numerosos avances en ingeniería (automóviles, aeroplanos, la válvula electrónica…), que nos hablan del alcance de su magnitud en el siglo XX y nos trasladan al escenario actual.

Desde Estel Ingeniería y Obras contribuimos hoy al avance de la ingeniería como apoyo a la ejecución de las instalaciones integrales de nuestros clientes y como fuente de soluciones innovadoras ante las nuevas necesidades. Porque tenemos claro que nuestro fin es mejorar la vida de las personas a través de sistemas sostenibles apoyados en las últimas tecnologías.

Con motivo del Día de los Ingenieros, queremos felicitar a nuestro equipo (y a todo el colectivo en general) por su esfuerzo por mirar hacia el futuro sin dejar de lado a los grandes maestros del pasado, sin los cuales no podría entenderse la ingeniería actual. Nos comprometemos a seguir trabajando en busca de avances en el sector que repercutan en beneficio de todos.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Estel cumple 25 años

Nuestro equipo, nuestro mayor logro Estel ingeniería y obras nace de un sueño que hoy en día traspasa fronteras, 11 delegaciones, 15